14 de enero de 2012

Yo no me llamo Javier!!!


¿Los reconocen?... archiconocidos son estos dos personajes; que siendo prácticamente identicos, son en realidad dos sujetos totalmente diferentes y ademas (según su creador) no comparten ningún parentesco.


Por otro lado, ¿quien no ha oido jamas aquello de que todos tenemos un doble en algún lugar, ...¿no es cierto? Pues bien, eso mismo me paso una vez la primera noche que entre a trabajar en un nuevo local.

Al llegar y despues de conocer a la compañera de la barra en la que me tocaría trabajar, me disponia a organizarme en el nuevo espacio cuando se me acerca un tipo salido de un tarro de esteroides (era uno de los responsables de seguridad) ".- Hola Javier! queria decirt..... ¿tu no eres Javier, verdad?",  me dijo sorprendido ".- No, me llamo Oskar", respondí tendiendole la mano. Me presente y disculpandose se fue en busca de Javier.

 En el transcurso de la noche otros empleados me confundieron continuamente con el tal Javier, a lo que yo respondía siempre con extrañeza por la repetitiva confusión ".- No, yo no me llamo Javier...", pero el efecto de esta "dislexia colectiva" pasó fronteras hasta llegar a los propios clientes: ".-Hola Javier!!" me saludaban jovenes estudiantes universitarios vestidos para triunfar y bebidos para olvidar, chicas recien salidas de una revista de moda unas y totalmente trasnochadas, descoloridas y etilicas otras, (alguna intento tirarse a mi cuello diciendome lo bien que se lo estaba pasando), clientes mas reposados y maduros que hacian un aparte para darme la mano y saludarme ".- Buenas noches Javier, así que pueda te llamo"...      ".-¿Que tal Javier?... muy bien todo, ¿eh?"...

La verdad es que me sentía algo (bastante) imbecil repitiendo a todo momento la misma coletilla "... no, yo no me llamo Javier...". Eva, mi compañera de barra, se destornillaba de risa con todo esto mientras yo me pasaba toda la noche repitiendo el estribillo de la canció de Toreros Muertos  http://youtu.be/-LkpJ8kI89o a todo aquel que me confundia con el susodicho,  ".- Es que sois iguales!! ¿no seras su hermano gemelo?", se reia de mi. Uno tras otro, desfilaban amigos, clientes o simples conocidos del tal Javier ante mi, saludandome,  cuando esta escena más propia de un guión de los hermanos Marx, lleguó a su punto más surrealista.,... fue en el preciso instante en que se acerco a la barra un personaje vestido con una camisa oscura, corpulento, la cabeza pulcramente afeitada, luciendo unas discretas gafas y una "mosca" bien perfilada que nacía del labio inferior hasta el limite de la barbilla. Se acerco a mi tendiendo la mano, y entre mi asombro, las risas de Eva y el estruendo de la musica se presentó...
... ".- Hola Oskar,... yo soy Javier"


(Cielo santo!!... era como estar frente a un espejo!!)








No hay comentarios:

Publicar un comentario